Crítica de “La Bruja” (Roger Eggers, 2015)

Crítica de “La Bruja” (Roger Eggers, 2015)

 

No es una película de miedo, es de suspense (si acaso). La cosa está en que el pasado miércoles me puse esta película con toda mi buena intención de disfrutar de un largometraje del género de terror, ¡Que iluso!

En el primer cuarto de hora entendí que no me iba a someter a absolutamente nada relacionado con despertar mi umbral de “miedo”. Pero no pasa nada, porque este tipo de películas siempre me han gustado.

giphy
 

La casa, la granja y el bosque. No hay vecinos. GIF: Giphy.com

 

Con o sin miedo la película narra la vida de una familia humilde en Nueva Inglaterra allá por el siglo XVII.

Familia devota y practicante, su vida se ve alterada porque el cultivo no germina en aquella tierra alejada de la mano de dios, que, para colmo, está situada al lado de un bosque.

La película gira entorno a ese bosque en el que se adentran unas cuantas veces y, no sé, tu sugestión te hace pensar: “Y si detrás de un árbol…”.

Pero no, no hay nada detrás de ese árbol.

Lo  mejor de la película es la relación tortuosa del padre con el resto de la familia y como intenta mantener la unidad de ella para evitar que se desmorone.

¡Ah! Y que sale una cabra.

Lo peor es el quiero y no puedo de mantener al espectador expectante, valga la redundancia.

No me gustó, por cierto.

¡Ah! otra cosa, también sale una bruja.

Pd: En mis críticas pondré el nombre de la película en castellano SI NO ES MUY RIDÍCULO, en cuyo caso será en versión original.

 

Anuncios

El apartamento (1960)

El apartamento (1960)

He tratado de enfocar mi opinión sobre la película de distintas maneras, finalmente me he decantado por esta:

The Apartment, ganadora de 5 premios Oscar, al mejor director, al mejor montaje, a la mejor película, a la mejor dirección de arte y al mejor guión original, escenifica a la perfección la clase media de la ciudad de Nueva York y la posibilidad de crear nuevas expectativas para afrontar ciertos problemas, independientemente de la índole que sean.

Billly Wilder parte de la premisa de que, si una persona tiene buenas intenciones, en otra parte del mundo tiene que haber otra que tenga malas.

Pues bien, se dan diferentes tipos de personas, de distintas personalidades en Nueva York, y C.C. Baxter (Jack Lemmon), pese a su inestimable buena actitud y moral, verá que no siempre consigue uno lo que pretende sin realizar un esfuerzo sobrehumano.  Gracias a la imagen, el blanco y negro cobra especial importancia en esta película.

La toma y enfoques, desde diferentes puntos estratégicos le dan a la película profundidad en espacios abiertos y cerrados, como en calles y/o habitaciones. Jack Lemmon, se haría un hueco en la industria del cine, gracias a The Apartment, como icono a seguir.

Desde mi punto de vista, lo mejor de la película se centra claramente en los diálogos. En ningún momento de la película sientes que decae, eso le da al largometraje cierta regularidad. Quizás, deba decir que la falta de escenarios pueda parecer repetitivo para la mayoría de espectadores, pero gracias a los diálogos y al talento en escena, se consigue un ambiente muy ameno y distendido, y todo esto gracias al trabajo del director de fotografía Joseph LaShelle.

Personalmente veo esta comedia dramática como una sutil crítica al orden jerárquico de las empresas estadounidenses y de cómo se asciende de puesto si haces lo que tu superior te solicita, sea lo que sea. En esta película también hay espacio para el amor de una forma más bien inusual. Shirley MacLaine interpreta a una bonita ascensorista del edificio donde trabaja Baxter, mediante frases ingeniosas y cumplidos establecen una relación cordial.

Posiblemente podría haber hablado más sobre el título de la película, que es literalmente el “quiz” de la cuestión, pero prefiero que se vea la película y que saquéis vuestra conclusión sobre ella. ¿La nota? , un 8´5 merecidísimo, de mis preferidas.

 

Todo va de P…Penny Dreadful

Cada vez que empieza la nueva temporada de una serie, tu expectación está por las nubes. Se nos dispara la mente en todas direcciones en busca del mejor argumento para nuestros personajes favoritos; “¿Y si acaba en la cárcel?”, “¿Y si viene un giro justo después del primer episodio?” o comentarios como; “Esto no puede acabar bien” o “Que puto genio el guionista”.

Pues bien, algo así me ha pasado con Penny Dreadful (John Logan, 2014) y el estreno de su 3ª temporada.

Me puse el 01×03 a las 12:30 am y cuando acabó, estuve tentado a levantarme del sofá y aplaudir, pero pensé más en los vecinos que en dejarme llevar (aun me estoy acordando de aquel momento y de lo arrepentido que estoy por no haberlo hecho).

Penny-Dreadful-image-penny-dreadful-36286480-640-360

Eva Green es Vanessa Ives. Gif:  http://bit.ly/1SZgjtt

Los fans de esta serie de producción británica y americana sabrán que es una serie que no solo te engancha por los escenarios del Londres victoriano (siempre apetecible) o los personajes tan medidos en su incidencia de los acontecimientos, sino por los extraordinarios textos escritos por… (esperad, que voy a Imdb.com) …por John Logan otra vez, (¡Vaya! parece ser que voy a tener que decir el clásico comentario de “Que puto genio el guionista”).

A todo eso se le suma, ¡Atención seguidores de la serie!, la dirección a partir del 05×03 hasta el último capítulo (O como llaman los ingleses, el “Season Finale”) de Paco Cabezas (Carne de neón, Mr. Right) director español que, como cuenta en una entrevista de hace dos semanas en La Script de la Cadena Ser “Va a ser una boda roja constante”, recordando al afamado capítulo de Juego de Tronos.

¡Que temible imagen del porvenir!

Entrevista a Paco Cabezas en la Script: http://bit.ly/1SLUDkr

 

 

 

Yes.

Objetivo; Escribir, sin presión.

Lugar donde guardar textos y que la gente los lea (o no).

Parten con preferencia temas como tendencias, diseño, social media, marketing, cine y series.

Empíricamente vuestro,

Paco.